Isabel de la Puebla

De Catálogo de Santas Vivas
Saltar a: navegación, buscar
Isabel de la Puebla
Nombre Isabel de la Puebla
Orden Franciscanas
Títulos Monja del convento de Santa Clara de la Columna
Fecha de nacimiento Segunda mitad del siglo XV
Fecha de fallecimiento ¿Primera mitad del siglo XVI?
Lugar de nacimiento Belalcázar, Córdoba
Lugar de fallecimiento Belalcázar, Córdoba

Vida impresa

Ed. de Borja Gama de Cossío; fecha de edición: noviembre de 2022.

Fuente

  • Daza, Antonio, 1611. Quarta parte de la Chrónica general de Nuestro padre Francisco y su apostólica orden/compuesta por Fray Antonio Daça de su Orden. San Francisco de Valladolid: Juan Godines de Millis y Diego de Córdoba, 337.

Criterios de edición

Este texto está extraído de un impreso de la crónica de la Orden de San Francisco de 1611, dividido en diferentes partes y que ahonda en su origen y su historia desde sus inicios hasta la fecha de publicación del impreso. En el texto se habla de los numerosos eventos de la orden franciscana teniendo en cuenta el origen, la historia y los diferentes religiosos y religiosas que fueron importantes dentro de ella, de ahí que su extensión sea de 1180 páginas.

Para este catálogo se edita únicamente el capítulo LXXVII de la cuarta parte de la crónica, que es el único capítulo que incluye la vida de mujeres, se editan 18 vidas. Esta cuarta parte incluye religiosos y fundaciones desde el principio de la orden hasta 1572, como se especifica en el capítulo anterior al editado, LXXVI, en que se habla de religiosos de la orden hasta 1573. El capítulo que se edita no incluye ninguna fecha, pero se podría decir que estas mujeres tienen su foco de actuación desde el principio de la orden hasta ese año 1573, ya que no se va más allá de esta fecha en esta cuarta parte. Cada hoja está dividida en dos columnas y al margen, derecho o izquierdo, dependiendo de la columna, se introduce el nombre de la monja de la que se va a hablar en cuestión. Asimismo, también se hacen aclaraciones, al margen, sobre información que el texto provee, ya sea histórica, bíblica o biográfica.

Se adoptan los criterios de edición de vidas impresas estipulados en el catálogo, es decir, se moderniza la ortografía (b/u/v, j/g, chr/cr, qu/cu, empleo de h, etc.) y se eliminan las consonantes geminadas. Además, se expanden las abreviaturas, primordialmente la expansión de las nasales con la virgulilla encima de la vocal y la abreviación de “que” o “qual” también con el uso de la virgulilla o la diéresis. De todos modos, algunas abreviaturas como N. S. (Nuestro Señor) o N. P. S. (Nuestro Padre Santo) se respetan en el texto. Asimismo, las abreviaturas presentadas en las notas al pie también serán respetadas. El uso de mayúsculas y minúsculas se moderniza, y se adaptan las normas acentuales a sus usos actuales. Además, se moderniza también la puntuación teniendo en cuenta el orden de la oración, pero el uso de la puntuación a día de hoy. Del mismo modo, se moderniza el uso de aglomerados, se separan algunos (della, destas) y se unen los que hoy en día se representan como una palabra (del, al).

Vida de Isabel de la Puebla

[337]

Capítulo LXXVII. De algunas Religiosas de santa vida y de sus grandes penitencias

[1] El convento de Santa Clara de Benalcázar, llamado de la Columna, por estar en él un pedazo de la santísima Columna en que Cristo Nuestro Redentor fue azotado, es muy ilustre y famoso por la santidad y nobleza, que dentro de las puertas de su clausura encierra con los ilustres ejemplos de muchas religiosas santas de la casa de los Duques de Béjar y Condes de Benalcázar; entre las cuales, la bienaventurada doña y Isabel de Sotomayor, hija del Conde de Benalcázar, que, por su humildad, en la religión se llamó Isabel de la Puebla [2], renunció el mundo tan de veras que, después de religiosa, no consintió que la llamasen señora y, si alguna vez se lo llamaban, arrodillándose en tierra, la besaba y decía: “¿De dónde a mí tanto respeto, siendo basura y estiércol?”. Y sentía tan bajamente de sí que siempre procuró los oficios más humildes del convento, y así hizo la cocina mucho tiempo, y todo el que la duró la vida después que entró en la religión, ayunó a pan y agua. Nunca se desnudó y, después de Maitines, se quedaba de rodillas en oración hasta la mañana.

Notas

[1] Al margen izquierdo: “Hanse co-/ legido las/ vidas de es-/ tas santas/ religiosas/ de diversas/ informa-/ ciones he-/ chas en sus/ conventos/ por autori-/ dad del Mi-/ nistro Ge-/ neral de la Orden”.

[2] Al margen derecho, aclara: “Isabel de/ la Puebla”.