Leonor de Montemayor

Leonor de Montemayor
Nombre Leonor de Montemayor
Orden Franciscanas
Títulos Fundadora del Real Monasterio de Santa Clara
Fecha de nacimiento Segunda mitad del siglo XV
Fecha de fallecimiento Hacia 1512
Lugar de nacimiento Alcaudete
Lugar de fallecimiento Alcaudete

Contenido

Vida impresa

Ed. de Borja Gama de Cossío; fecha de edición: octubre de 2020.

Fuente

  • Torres de, Alonso, 1683. Chrónica de la Santa Provincia de Granada, de la regular observancia de N. Seráfico Padre San Francisco, Madrid: Juan García Infanzón, 526.

Criterios de edición

Esta crónica, dedicada, según se dice en su título, “al señor D. Iván Antonio de Contreras Remírez de Arellano, Alcayde perpetuo de las fortalezas de Cambil y Alhabar del Consejo de su Majestad, su Alcalde de Hijosdalgo en la Real Cancillería de Granada”, se trata de un impreso de 1683 que, dividido en diferentes tratados, ahonda en el origen de la Santa Provincia de Granada desde sus inicios en el siglo XV hasta finales del siglo XVII, cuando esta obra se publica. El texto habla de la fundación, división de la provincia y los reinos, así como de los patronos de la provincia y religiosas que han vivido en esta comunidad desde sus inicios hasta 1683. Se transcriben vidas de monjas y religiosas de diferentes conventos situados en distintas ciudades de Andalucía.

En este trabajo se edita el Tratado V, que se encarga de documentar la vida y milagros de mujeres de la comunidad de Santa Clara desde finales del siglo XV hasta finales del siglo XVII. Dada la naturaleza del Catálogo, nos ocupamos de las mujeres que mueren antes de 1560-1563, aunque se transcriben tres que mueren en 1565 (Sor María de San Juan), 1567 (Sor Catalina de Ribera) y 1568 (Sor Florentina de los Ángeles), ya que su foco de actuación es anterior a estas fechas (por lo tanto, también al de Santa Teresa) y la longitud de las hagiografías da cuenta de su importancia. Las vidas de estas mujeres con fama de santas se incluyen en capítulos dentro de este Tratado V, donde se informa de cada mujer en referencia al convento en el que vive. Tras una pequeña introducción que ocupa todo el ancho de la página, cada hoja está dividida en dos columnas, las cuales tienen anotaciones en sus respectivos márgenes izquierdo o derecho, que aclaran información comentada en el cuerpo del texto, ya sea el lugar de nacimiento o la fecha de fallecimiento, además de otros tipos de información biográfica, bíblica e histórica.

Se adoptan los criterios de edición de vidas impresas estipulados en el Catálogo, es decir, se moderniza la ortografía (b/u/v, j/g, chr/cr, qu/cu, empleo de h, etc.) y se eliminan las consonantes geminadas. Además, se expanden las abreviaturas, primordialmente la expansión de las nasales con la virgulilla encima de la vocal y la abreviación de “que” o “qual”, también con el uso de la virgulilla o la diéresis. De todos modos, algunas abreviaturas como N. S. (Nuestro Señor) o N. P. S. (Nuestro Padre Santo) se respetan en el texto. Asimismo, las abreviaturas presentadas en las notas serán respetadas. El uso de mayúsculas y minúsculas se moderniza, así como se adaptan las normas de acentuación a sus usos actuales. Además, se moderniza también la puntuación, teniendo en cuenta el orden de la oración y el uso de la puntuación a día de hoy. Del mismo modo, se moderniza el uso de aglomerados, se separan las palabras que a día de hoy ya no aparecen juntas (“della”) y se unen las que ya se representan como una sola palabra (“del”, “al”).

Vida de Leonor de Montemayor

Capítulo IV

[526]

De algunas religiosas ejemplares del Real Monasterio de Santa Clara de la ciudad de Córdoba

Es la humildad el solar de nuestra mayor nobleza, y el espíritu fervoroso, la herencia que gozan los de este linaje y calidad. En casas ilustrísimas del siglo nacieron muchas señoras: de allí fueron trasladadas a este monasterio, tomando por patrimonio la humildad y todo género de virtud y así, para nuestro ejemplo, merecen su memoria aquí.

Sor Leonor de Montemayor fue natural de la villa de Alcaudete, hermana de Don Alfonso Fernández de Córdoba, señor de la villa de Montemayor, padre del celebrado Conde de Alcaudete, Don Martín; la cual, deseando huir las grandezas de su prosapia y vivir en humilde estado, determinó tomar el hábito de religiosa. Florecía esta casa en virtud y santidad y en religiosas de ilustre sangre, habiendo en él muchas deudas suyas y otras señoras de las principales casas de Castilla, por lo cual tomó el hábito y profesó en este real monasterio, donde en pocos años, se aventajó en la virtud y descubrió tal talento y don de gobierno que, fundando su hermano Don Alonso el año de mil quinientos el monasterio de Santa Clara de Alcaudete [1], la llevó por su primera y principal fundadora, y fue bastante su ejemplo, celo y discreción para arrastrar tras sí otras siete hermanas, ocho sobrinas, hijas del Conde Don Martín, y otras dos hijas del Conde de San Esteban, como dijimos en la fundación del monasterio de Alcaudete [2]. Empezó con estas parientas y otras religiosas que llevó de Santa Clara de Córdoba a observar la regla de su santa madre y guardar los estatutos y ceremonias de su estado con tal fervor que, a poco tiempo, era el oráculo y santuario de todo el reino. De esta comunidad echaban mano los prelados superiores para las fundaciones que entonces se hacían, asegurando su acierto en la educación y buenas costumbres con que criaba esta sierva de Dios N. S. sus hijas.

Tan sobresaliente fue su espíritu, discreción y gobierno que, corriendo por toda España la fama, desearon verla y conocerla desde el monarca español más sabio hasta todos los sujetos en letras y punto de la corte. Dejando ya muchas herederas de su espíritu y criado el monasterio en santas costumbres, la llamó el Señor para mejor vida, cerca de los años de mil quinientos doce [3].

Notas

[1] Al margen derecho: “Va por fundadora a Alcaudete”.

[2] Al margen derecho: “Tract. 4/ cap. 10”.

[3] Al margen derecho: “Muere/ por los/ años de/ 1512”.