Quiteria de San Francisco

De Catálogo de Santas Vivas
Saltar a: navegación, buscar
Quiteria de San Francisco
Nombre Quiteria de San Francisco
Orden Jerónimas
Títulos Monja del Convento de San Pablo de Toledo
Fecha de nacimiento 1514
Lugar de nacimiento Toledo, España
Fecha de fallecimiento 1584
Lugar de fallecimiento Toledo, España

Vida impresa

Ed. de Mar Cortés Timoner; fecha de edición: diciembre de 2019.

Fuente

  • Alonso de Villegas, Addicion a la Tercera Parte del Flos sanctorum: en que se ponen vidas de varones illustres, los quales, aunque no estan canonizados, mas piadosamente se cree dellos que gozan de Dios por auer sido sus vidas famosas en virtudes..., Toledo, 1589, Biblioteca Nacional de España, sig. R/32084, fol. 66r cols. a-b.

Normas de edición

El relato aparece a partir de la impresión de 1589 de la Adición de la Tercera Parte del Flos Sanctorum (cuya primera impresión está fechada en 1588) de Alonso de Villegas. Se integra en el apartado 193, que está dedicado a María García y María de Ajofrín y destaca la ejemplaridad de religiosas relacionadas con el convento de jerónimas de San Pablo de Toledo.

Se siguen los criterios establecidos en el catálogo para fuentes impresas pero se han mantenido las contracciones. Además, para facilitar la localización de los textos, se indica el folio (r-v) y la columna correspondiente (a-b).

Vida de Quiteria de San Francisco

[Fol. 66r col. a] Quiteria de San Francisco fue natural de Toledo, hija de padres muy virtuosos. Vino a la religión de catorce años en el de Cristo de 1528 y vivió hasta edad de setenta muy en servicio de Dios.

Era obedientísima a su perlada, y decía della una que lo fue muchos años que adonde quiera ponía Quiteria de San Francisco venía y encajaba muy al proprio. Conformábase mucho con la voluntad de Dios, despreciábase a sí misma, era muy callada, que ayuda para la paz del corazón. En todo parecía una segura posesión sin pleitos ni demandas: lo que no quería no tenía y tenía cuanto quería. En sus devociones y oraciones era muy constante, nunca las dejaba por muy ocupada que estuviese. Era muy devota de la Santa Pasión y rezaba cada día su oficio. Y para esto tenía un pobre libro hecho y cosido de su mano en que había diversas oraciones: este era su tesoro y sus cuentas sin tener otras. Diole [fol. 56r col. b] perlesía en el lado izquierdo noche de San Sebastián; y visitándola a la mañana estaba como embelesada, mas bien entendía y respondía, entendiéndola con dificultad por tener la boca y la lengua impedida con aquel mal. Confesó y recibió los Sacramentos por orden del médico y dijo muy en su sentido que San Sebastián, con quien tenía particular devoción, le había aparecido, asidole la mano y dicho que se aparejase para un viernes. Cada uno tomaba esto como le parecía. Estuvo paralítica [1] en la cama cinco meses padeciendo graves dolores aunque con singular paciencia, y murió jueves por la tarde. Veláronla aquella noche y fue sepultada viernes. A la hora [2] de su muerte se oyeron en su celda músicas maravillosas y dulcísimas, oyéronlo algunas monjas y andaban como espantadas preguntando: “¿Dónde estaba aquella música de vihuelas de arco?”. Oyola una enferma en su cama lejos de allí y otra en la cocina y un fraile de la Sisla que acaso estaba en la portería de San Pablo. Fueron seis personas, todas de crédito, las que lo oyeron a un mismo tiempo y de una misma manera.

La muerte desta sierva de Dios fue en 21 de junio, año de 1584 [3], todo lo dicho es del lugar alegado y casi por las mismas palabras que allí se refieren.

Notas

[1] Está escrito “parlatica”: término no documentado en CORDE. En el ejemplar B- 50/5/11 de la Biblioteca de la Universitat de Barcelona, que responde a una impresión de 1595, se mantiene la palabra.

[2] Está escrito “hrao” pero, en la mencionada impresión de 1595, se ha corregido por “hora”.

[3] En el margen derecho se lee: “Año de 1584.”